Osteopatía Mamá/Bebé | OsteoSalud CMB

Osteopatía en el embarazo

enceinte

La osteopatía en el embarazo ayuda a tener un embarazo sin dolores y más activa, ya que ayuda al cuerpo a adaptarse mejor a los cambios producidos por el útero en crecimiento y sus adaptaciones en el cuerpo para afrontar la fuerza de gravedad. Además, ayuda a preparar un parto más fluido ya que libera la pelvis de cualquier tensión.

Durante el embarazo, la osteopatía estaría indicada para el dolor inguinal que produce la dilatación de la sínfisis púbica; para la sobrecarga de la espalda con el peso excesivo que cambia el centro de gravedad de la mama, las lumbalgias y ciatalgias clásicas del embarazo, así como el malestar y los vértigos de los primeros meses; la mala circulación, los calambres, la tensión muscular, etc.

Todo el sistema visceral se adapta al aumento de tamaño del feto y el osteópata ayuda al cuerpo de la madre a integrar su nuevo estado.

Pero sobretodo, la osteopatía ayuda a la madre a optimizar los recursos fisiológicos de los que dispone para ayudar a preparar un parto más “fluido”.

Indicaciones:

> Sobrecarga de espalda (por peso excesivo y cambio del centro de gravedad).

> Dolor inguinal (por la dilatación de la sínfisis púbica).

> Mala circulación, los calambres, las tensiones musculares…

embarazoinfluirSe trabaja sobre la capacidad respiratoria con el diafragma como eje importante de las cadenas musculares que se relacionan con el periné (piso pélvico), la pelvis y el sacro y su capacidad elástica, del sistema nervioso y los plexos lumbosacros, del cráneo y su función no solo neuroendocrina, sino también su relación a nivel facial y sobre el origen de formación y bombeo del líquido cefalorraquídeo, importante en los diferentes procesos fisiológicos del embarazo.

Por otro lado, la osteopatía en el embarazo ayuda al feto a través de la madre, normalizando el sistema nervioso autónomo, liberando de estrés y sobretodo ayudando a vivir con una mejor integración emocional el cambio profundo que significa en una mujer el proceso de gestación a nivel psico-emocional. La Medicina Moderna, con ramas como la Psiconeuroinmunología conoce bien las repercusiones de estados emocionales en las funciones endocrinas, y en el caso del embarazo, las relaciones entre los estímulos que recibe la madre, de cómo son integrados, y como estas emociones se reciben por el feto. Sabemos cómo, por ejemplo, los miedos de la mama pueden ser “heredados” por el feto.

Osteopatía para bebés y niños

La osteopatía en los bebes ayuda a quitar las tensiones del parto o tensiones propios por la posición del bebe en el útero. Se recomienda siempre una revisión post-parto aunque sea preventiva (sin síntoma aparente).

En los niños la osteopatía ayuda a equilibrar el cuerpo después de traumatismos (inevitables, propios a la niñez) y a adaptarse mejor a episodios de crecimientos que a veces ocurren de forma muy rápida y asimétrica.

 

Saber más

Contáctanos

Badajoz 12, of. 202
Las Condes – Santiago – Chile
(+56-9) 94 40 11 82
contacto@osteosalud.cl

¿Cómo puede influir el embarazo y el parto en él bebe?

 

comoinfluirDurante el embarazo, el cuerpo de la mama se adapta al crecimiento del bebé, y él bebe también debe hacerlo con el espacio reducido del que tiene en el útero. Pero también es necesario que el sacro, el cóccix, los huesos iliacos y las vértebras lumbares de la madre tengan una perfecta movilidad y que los músculos y ligamentos de la pelvis estén flexibles y relajados. Una asimetría en la pelvis puede perjudicar al cráneo del niño, ya que, en la última etapa del embarazo, la cabeza del niño descansa sobre ella.

En el momento del parto, sacro, cóccix e iliacos efectúan movimientos para ayudar a la salida del feto. Si estos no están en equilibrio y los ligamentos que los unen no están elásticos, se producirán dolores añadidos que pueden aumentar la tensión en el parto.

Además, el suministro arterial, venoso y nervioso del niño durante el embarazo, lo asumen los sistemas vasculares y neurológicos de las vértebras lumbares inferiores y del sacro de la madre. Si estas áreas presentan trastornos funcionales, pueden perjudicar el desarrollo del bebé.

La postura moderna del parto no favorece a la gravedad, ¡somos la única especie que lo hace en horizontal! Esto obliga a traccionar de la cabeza del bebé, y puede crear una tensión en la base del cráneo y en el mediastino del bebe.

A veces esto puede comprimir al nervio glosofaríngeo, encargado de la acción motora de la musculatura faríngea y el niño no puede succionar satisfactoriamente el pecho.

Son muchos los motivos por los que los osteópatas recomendamos el parto natural, en una posición más fisiológica. Además de tener si posible unas condiciones más humanas y cálidas para la madre y el niño, como pej. piscinas de agua caliente. Con la figura de la matrona como especialista en el parto y el médico obstetra como especialista médico para dar una solución en el caso de eventuales conflictos.

La idea es devolver a los padres todo su protagonismo, recuperar nuestra mirada a la naturaleza sabia y poderosa. El parto por sí mismo, como acto fisiológico, no necesita de cesáreas, fórceps, oxitocina, epidural, etc.

Es un proceso natural, propio de la naturaleza de la mujer, fruto de millones de años de evolución a la cual la fisiología humana está perfectamente adaptada.

Sólo en los casos donde realmente existan complicaciones debería utilizarse estos sistemas, evidentemente en pro de la salud de la mujer y el niño. Pero los padres tienen el derecho de acceder a información objetiva y precisa poder elegir qué tipo de parto quieren para su bebe.

El parto es un proceso maravilloso, para el cual la madre está totalmente preparada, y que la desnaturalización del mismo y el exceso de “humanización” es en muchos casos, una causa de dificultades en el proceso.

Osteopatía postparto

En el post-parto la osteopatía ayuda a reequilibrar más rápido el cuerpo después de un parto vaginal (reposicionar el sacro, equilibrar la pelvis y las adaptaciones del embarazo) y después de la cesárea (a quitar adherencias en la cicatriz y tejidos más profundos).

Durante el embarazo y el parto, el coxis y el sacro llegan a su máxima elasticidad, además los órganos, ligamentos y músculos comprometidos cambian de posición y a veces no vuelven a reacomodarse. Todo eso puede alterar el buen funcionamiento del organismo y por ello que es recomendable consultar a un osteópata: para revisar si el sacro ha quedado bloqueado por el parto (eso podría causar tensión en la zona de la pelvis) o cualquier otra adaptación al embarazo.

 

Cuáles son los síntomas de un sacro bloqueado:

  • Dolor en la parte baja de la espalda y cadera
  • Dolor permanente en los glúteos y muslos.
  • Molestias al orinar o tener relaciones sexuales.
  • Incontinencia urinaria.
  • Dolor en la zona dorsal.
  • Dolor en la zona cervical.
  • Migrañas o cefaleas tensionales

 

En caso de cesaría la osteopatía también puede ayudar a mejorar la recuperación: trabajando sobre los tejidos donde está la cicatriz: ya que a veces puede haber fijaciones o adherencias: que pueden influir en la posición del útero y del tejido blando generando dolor lumbar, estreñimiento, dolor menstrual e irritación de la vejiga.