Técnicas hipopresivas. Alternativa eficaz y segura. - OsteoSalud CMB

Por Katherinne Ojeda

Kinesióloga- Instructora pilates y ejercicios hipopresivos

El fortalecimiento de la región lumbo-abdominal resulta de gran importancia para afrontar sin riesgos las tareas diarias y las actividades laborales. Su correcta aptitud muscular parece reducir el dolor de espalda y el riesgo de padecer ciertos tipos de lesión. Recientemente, este paradigma ha sido rebatido, en función de la posible eficacia y transferencia de los ejercicios propuestos así como el riesgo para el suelo pélvico. Bajo estas consideraciones han sido propuestas las técnicas hipopresivas como una alternativa eficaz y segura.

¿Que son los Abdominales Hipopresivos?

Este método, asocia ejercicios hipopresivos y de reprogramación corporal a través de la correcta utilización de ejercicios posturales rítmicos. Estos ejercicios permiten adaptarse a una nueva programación del esquema corporal, logran mejorar la postura y gestionar correctamente las presiones abdominales.

Este método refuerza en acortamiento la faja abdominal, reduce la cintura rápida y efectivamente, proporciona unas mejoras estéticas evidentes y evita pubalgias, lumbalgias, prolapsos e incontinencia urinaria. Es la base tanto para personas que se inicien en el ejercicio físico con el objetivo de mejorar su apariencia estética y su salud, como para profesionales del deporte. Algunos equipos de fútbol ingleses ya se han interesado por este método para evitar las lesiones comunes en este deporte. La base de este método es la Gimnasia Abdominal Hipopresiva, mientras se realizan los ejercicios, la presión dentro del abdomen disminuye importantemente, al revés de lo que sucede con todos los demás métodos y ejercicios abdominales.

Beneficios de la Gimnasia Abdominal Hipopresiva (GAH).

 Los ejercicios de GAH tienen una acción respiratoria, estimulan los centros espiratorios del tronco cerebral (centro pneumotáxico y centro respiratorio bulbar ventral) e inhiben los inspiratorios (centro apnéustico y centro respiratorio bulbar dorsal). En el terreno práctico, el mantenimiento de la apnea espiratoria durante la ejecución de un ejercicio provoca un estado cercano a la hipercapnia (estimulación del centro pneumotáxico) y provoca una elevación del nivel de secreción de catecolaminas (acción inhibitoria dopamínica sobre el centro dorsal bulbar). Igualmente, la contracción voluntaria de los serratos mayores y de los músculos elevadores de la caja torácica (intercostales externos, escalenos, esternocleidomastoideo), así como la autoelongación de la columna cervical, estimulan los mecano-receptores respiratorios (inhibición de los núcleos inspiratorios).

 Los centros respiratorios supraespinales tienen una acción de control tónico postural y fásico sobre los músculos respiratorios (músculos de las vías respiratorias superiores, intercostales, escalenos, esternocleidomastoideo, diafragma torácico, abdominales y suelo pélvico) y su activación o inhibición permite modular la tensión postural (actividad tónica) del conjunto de músculos con los que se relacionan.

Durante la ejecución de ejercicios de encogimiento abdominal existe un incremento de la presión intrabdominal que  debe ser bien gestionada. Su inadecuada y reiterada mala gestión puede provocar alteraciones y riesgos para el suelo pélvico, la propia pared abdominal y el diafragma.

Las técnicas hipopresivas han sido desarrolladas para la rehabilitación post-parto, obteniendo excelentes resultados (beneficios uro-ginecológicos). En los últimos años, se han investigado estas técnicas dentro del espectro del ejercicio saludable y estético. Esta nueva línea de investigación, apunta una posible herramienta en el entrenamiento de la musculatura abdomino-perineal. La ciencia reciente, está produciendo evidencias que apuntan un efecto positivo sobre la reducción del perímetro de cintura, de la incontinencia urinaria y en la mejora del tono de base abdomino-perineal. Destacando que, todo el mundo puede hacer abdominales hipopresivos, hombres y mujeres de cualquier edad, deportistas o no. A excepción de personas con hipertensión y embarazadas. Tal y como hemos comentado en relación al último caso, es en el post-parto y NO durante el embarazo cuando son altamente recomendables.

Por tanto, la práctica hipopresiva genera los siguientes beneficios:

1. Reducir el perímetro de cintura: los ejercicios logran que el abdomen entre solo sin que tengas que hacer esfuerzo para esconderlo, aumenta su tono en reposo y cuando estás en relajación observarás un vientre más plano y duro.

2. Disminuir el dolor de espalda y prevenir lesiones articulares y musculares: el aumento de tono muscular general contribuye a bloquear la columna lumbosacra por lo que se le atribuye un efecto terapéutico secundario en el tratamiento de las lumbalgias.

3. Prevenir hernias: las diferentes hernias viscerales (umbilicales, inguinales, discales) se provocan por un tejido incompetente y un aumento de presión abdominal que los ejercicios abdominales convencionales no controlan. Con los hipopresivos  incrementaremos el tono muscular de la faja y evitaremos que los aumentos de presión tras esfuerzos como toser o estornudar nos provoquen hernias.

4. Mejorar la postura y el equilibrio: Al proporcionar una regulación del tono muscular general se consiguen una mejora postural que se evidencia en pocas sesiones.

5. Mejorar la función respiratoria: Los músculos respiratorios se potencian, se mejora la captación de oxígeno pudiendo llegar a solucionar problemas de asma.

6. Aumentar el rendimiento deportivo: Al corregir la musculatura respiratoria, la mejora postural y el aumento de glóbulos rojos contribuye a un aumento del rendimiento deportivo.

7. Mejorar la función sexual: El aumento del flujo sanguíneo en la zona genital hace crecer el deseo, las sensaciones y todo lo relacionado con el sexo.

8. Tratar y prevenir la incontinencia urinario y prolapsos (caída interna de vejiga y útero): al aumentar el tono de la musculatura de la zona genital conseguimos que los órganos caídos se recoloquen y no se nos escape la orina tras realizar determinados esfuerzos.

9. Prevenir y solucionar edemas y piernas pesadas: al aumentar y regular los factores vascularizantes.